Número 92 (octubre de 2019)
DORA, la exploradora de la calidad científica en la UOC
Clara Riera, Dani Aranda

Gran parte, por no decir la totalidad, de las políticas universitarias y de las diferentes agencias de calidad utilizan insistentemente el factor de impacto para evaluar la calidad de los investigadores y las investigadoras, así como de los grupos de investigación, para medir su productividad y/o para conceder las diferentes acreditaciones, aumentos de categoría o financiación.

Una gran cantidad de científicos y científicas, departamentos e instituciones internacionales llevan años denunciando públicamente la debilidad, las incongruencias y el despropósito que suponen este tipo de políticas para evaluar la calidad de la investigación.

 

Ante este reto, nace DORA (San Francisco Declaration on Research Assessment), una iniciativa mundial que, desde 2012, denuncia este abuso del factor de impacto y promueve explorar métodos válidos que permitan conocer y evaluar con transparencia y máximo rigor la calidad científica.

 

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas apuesta por acercar la investigación a la sociedad como forma de abordar sus retos de desarrollo sostenible. En este contexto, la UOC impulsa, dentro de su Plan de Conocimiento Abierto, replantear la evaluación de la investigación. Una transformación de esta hacia fórmulas más cualitativas, transparentes, justas, inclusivas y socialmente relevantes.

 

La evaluación de la investigación debe tener presente y nos debe permitir valorar no solo la calidad académica, sino también el impacto social.

 

Investigamos para entender y queremos entender para cambiar el mundo.

 

Por lo tanto, necesitamos sistemas más cualitativos donde se valoren los méritos de la investigación y no solo donde se ha publicado. La investigación va más allá de las publicaciones, pues es un conjunto de actividades que los investigadores y las investigadoras llevamos a cabo para transformar la sociedad.

 

El objetivo de la investigación debe ser mejorar la sociedad y no cumplir con los requerimientos que imponen las agencias de calidad sobre el factor de impacto. Esto solo convierte la generación de conocimiento en una carrera, una donde la sociedad no está presente.

 

Publicar no puede ser la excusa para la investigación y las publicaciones con factor de impacto no pueden volverse herramientas de promoción, contratación o financiación.

 

La firma de DORA por parte de la UOC en marzo del 2019 tiene como objetivo generar un contexto que nos permita iniciar la discusión de la manera en que se debe evaluar la investigación en nuestra institución.

 

Aunque como universidad estamos condicionados por las reglas del juego de todo un sistema, con iniciativas como DORA queremos impulsar cambios en nuestro centro que puedan alentar la transformación del modelo de evaluación de la investigación de nuestro entorno.

 

DORA nos debe permitir consensuar, entre todas nosotras, los cambios a nivel institucional, como personal investigador y como editores.

 

La Declaración DORA hace, de una manera especial, una crítica de las limitaciones del factor de impacto (IF) y, de un modo más general, un juicio de la evaluación de la ciencia basada en ideas de excelencia exclusivistas, bibliométricas y mecanizadas.

 

¿No nos merecemos una evaluación más útil académica y socialmente?

 

¿No nos merecemos que se reconozca lo que hemos conseguido y no solo dónde lo hemos publicado?



Nos hemos vendido a las editoriales, pero podemos recuperar el control. ¡Todo un reto!

 

Cita recomendada:

RIERA, Clara; ARANDA, Dani. DORA, la exploradora de la calidad científica en la UOC. COMeIN [en línea], octubre 2019, no. 92. ISSN: 1696-3296. DOI: https://doi.org/10.7238/c.n92.1964

investigación;  comunicación científica;  gestión del conocimiento; 
Sobre los autores
Números anteriores
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???