Número 6 (diciembre de 2011)
¿Quimera o realidad? La inteligencia competitiva en la gestión de las universidades
Eva Ortoll
En un artículo anterior hablamos del concepto de inteligencia competitiva (IC), idea que no es nueva pero que todavía está poco explotada en las organizaciones de nuestro entorno. Lo que es más nuevo en nuestro país es que esta herramienta se utilice en distintos sectores y organizaciones, ya sean de carácter público o privado y que, además, las organizaciones colaboren entre ellas para capturar, analizar y dar valor a la información, todo ello para impulsar la competitividad y la innovación en un sentido amplio.

Una tesis doctoral reciente, presentada por nuestra compañera Montserrat García Alsina, analiza como las universidades españolas, inmersas en un entorno incierto y cada vez más competitivo, han utilizado y aplicado la IC como herramienta de soporte en el gran reto de encontrar un cierto equilibrio y encaje entre sus valores y misión y aquello que requiere (y demanda) la sociedad. Todo ello sin querer entrar en un planteamiento mercantilista de la educación superior.

 

El trabajo constata que las universidades viven un momento de cierta incertidumbre y replanteamiento y que muchas de ellas perciben que se están moviendo en un contexto en el cual las capacidades para atraer estudiantes, profesorado o incluso financiación no son triviales. Así mismo, los requerimientos legales y normativos del proceso de convergencia al Espacio Europeo de Educación Superior han obligado a las universidades a diseñar su oferta formativa teniendo en cuenta, por un lado, referentes externos y por otro, las necesidades del entorno.

 

Los hechos expuestos han obligado a las universidades a buscar y utilizar información del entorno para dar soporte a la toma de decisiones en materia de oferta formativa y argumentar sus propuestas delante de órganos gubernamentales y agencias de calidad, responsables de validar el contenido de las propuestas y de autorizar su puesta en marcha.

 

En general las universidades han activado una serie de mecanismos, herramientas y procedimientos de IC para recoger, analizar y difundir información sobre aspectos como la oferta formativa de otras universidades, la inserción laboral de los titulados, los perfiles demandados en el mercado laboral, aspectos legislativos… entre otros. Requerimientos de información de carácter más estratégico han estado relacionados con estudios prospectivos de necesidades futuras de formación y búsqueda de alianzas con otros centros.

 

Una de las aportaciones interesantes de la investigación es la propuesta de indicadores para valorar la contribución del proceso de IC (o dicho de otro modo, de la gestión estratégica de la información) en el diseño de la oferta formativa. Los resultados son claros, en general la IC ha contribuido a conocer la situación del mercado, dar respuesta a los requerimientos legales y normativos, y también a impulsar la innovación en el diseño de titulaciones.

 

Pero más allá de la aplicación y utilidad de la IC a corto plazo, el estudio pone de manifiesto cuatro cosas: que las universidades se han dado cuenta de la importancia de la gestión estratégica de la información; que es necesario extender las prácticas de IC a otros aspectos de la gestión universitaria (internacionalización, investigación aplicada….), que la mayoría de centros cuentan con estructuras existentes (unidades de calidad, servicios de información, bibliotecas, unidades de marketing…) que constituyen una buena plataforma para consolidar, formalizar e impulsar las prácticas de IC, y que la gestión y función de IC debe estar profesionalizada y, por lo tanto, liderada, por expertos en el tratamiento de la información.

 

El estudio invita a reflexionar sobre las herramientas y modelos de gestión actualmente utilizados por las universidades y abre un camino de expansión para los profesionales de la información. La colaboración entre universidades en materia de IC se dibuja como un posible escenario de futuro que puede contribuir al proceso de construcción de una universidad más competitiva.

 

Podéis leer algunos resultados parciales del estudio, realizado en colaboración con profesores del grupo de investigación KIMO de la UOC aquí.
 

inteligencia competitiva;  gestión de la información; 
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???