Número 16 (noviembre de 2012)
La influencia de Mozilla en el periodismo
Eva Domínguez

Mozilla puede estar haciendo más por la innovación en el periodismo que mil gurús dando charlas. En su objetivo de expandir el código abierto, la apertura y la innovación en Internet, la Fundación Mozilla intenta inocular la cultura de la programación en las redacciones.

Los retos que afronta la profesión exigen la exploración continua de nuevas herramientas y formas de contar lo que ocurre en el mundo. La experimentación web necesita programación, por lo que la colaboración entre desarrolladores y periodistas parece básica. Sin embargo, esta asociación no es siempre natural. Con su filosofía de transformar la web con cada línea de código, Mozilla está plantando las primeras semillas para uniones futuras.


Algunas tienen forma de becas. En alianza con la Fundación Knight pagan la estancia de un programador en el seno de un gran medio durante diez meses. Dotadas de 60.000 dólares, las becas Knight-Mozilla han beneficiado a cinco desarrolladores durante su primera edición, y a ocho en la segunda, que se acaba de otorgar y que irán a The New York Times, la BBC, The Guardian, Zeit Online, Boston Globe, ProPublica y La Nación. Las redacciones son seleccionadas por su talante innovador, abiertas a probar ideas. 


Además de estas grandes ayudas, Mozilla también ha creado las Code Sprint, de menor cuantía, orientadas a medios más pequeños. Los primeros beneficiarios han sido WNYC, de Nueva York, y KPCC, de California.


La segunda semilla que Mozilla planta es Source, un recurso para la programación con fines periodísticos. Incluye un índice, un lugar en el que buscar pero también al que se puede contribuir con código para ser compartido y reutilizado. 


Y la tercera semilla son los encuentros, ya sean los Hack Days o Hackathons, o el Festival Mozilla. Los primeros se celebran por todo el mundo. Se trata de unirse para programar con un objetivo, como crear herramientas de localización o rastrear y visualizar en qué se gasta el dinero la Unión Europea. Programar para informar mejor en reuniones intensas con un resultado tangible.  Y, por último, el Festival Mozilla es un macroevento cuyo principal mérito es que consigue inocular el entusiasmo y el veneno por la creación a todos los presentes, sean programadores, periodistas o las otras muchas profesiones que se dan cita allí.


Resulta imposible resumir todo lo que pasa en cada piso y espacio al mismo tiempo. Es estar, pensar, crear y, sobre todo, compartir. El Mozilla Festival es un antídoto para los desencantados o escépticos de la profesión, los que creen que no se necesitan herramientas nuevas para un oficio viejo.  

 

creatividad;  periodismo; 
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???