Número 25 (septiembre de 2013)
'Media relations': así se empieza
Julio Salas Blanco

El semestre pasado fui alumno de la asignatura Teoría y técnicas de las relaciones públicas II, de la licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas en la UOC, y tengo que agradecer al sistema curricular de esta disciplina la posibilidad que me ha ofrecido de adelantar el ejercicio profesional de las relaciones con los medios antes de finalizar la carrera. 

Gracias a la mencionada asignatura, tuve la oportunidad de desarrollar en mí una nueva faceta: la de comunicador-relaciones públicas. Esta faceta estaba dormida y se ha despertado por la obligatoriedad de unas prácticas como parte de la actividad académica de mis estudios.

 

Considero que esta materia es una base imprescindible para todo profesional de las relaciones públicas y me ha servido para familiarizarme con las técnicas de comunicación con los públicos, tanto internos como externos, y principalmente con los medios. ¿Qué  es lo que me ha parecido más interesante y ha motivado este artículo? La posibilidad de escribir cartas y que me las publicaran en los diarios más importantes, a nivel nacional, y con mayor número de lectores.

 

Esta experiencia académica, desde el punto de vista del estudiante, nos abre una puerta antes de terminar la licenciatura para interactuar con los medios como comunicadores y expresar nuestra creatividad redactora. Las principales estrategias que utilicé para que me publicaran las cartas fueron estas cuatro: seguir una temática que relacionara la tecnología con los medios de comunicación (redes sociales, tendencia de la publicidad de hoy en día, etc.); utilizar temas de actualidad que tuvieran la posibilidad de ser publicados en un diario saturado de información; remitirlas a diarios con los que estoy más familiarizado, por su formato, por su línea editorial o porque los leo habitualmente, y sobre todo adaptarme a los requerimientos de estilo periodístico exigidos por el medio (titulación atrayente, brevedad en el contenido, corrección léxica, etc.).

 

El que un medio me publicara una carta era indicativo de que había pasado el filtro del gatekeeper que controlaba la información del medio correspondiente. Y que hubiera decidido publicar mi carta trasladaba el proceso de evaluación al propio medio, al entorno profesional. La evaluación ya no la estaba haciendo la universidad sino que se había externalizado, valorándome los resultados que había sido capaz de conseguir por mi formación universitaria en relación con lo que se demanda en el ámbito profesional de las media relations: conseguir cobertura informativa e influir en la agenda mediática.

 

La publicación de una carta detrás de otra, e incluso de la misma carta en diversos diarios, demostraba que mis cartas tenían interés periodístico, calidad en la escritura y adecuación a la línea editorial del medio. Por mi parte, he sentido un reconocimiento hacia el trabajo que he llevado a cabo como parte de mi experiencia formativa, un reconocimiento que ha llegado de la mano de medios de comunicación como El País, El Mundo, ABC, Diario de León o La Voz de Almería.

 

Este modelo de innovación pedagógica en el campo de las relaciones públicas brinda a los estudiantes una forma de empezar a lidiar con los medios de comunicación y nos permite asumir el consecuente riesgo que conlleva exponerse al mundo real. Una ardua tarea que me trae a la mente una gran cita de Nelson Mandela: "Todo parece imposible hasta que se hace".


Para saber más:

Lalueza, F.; Estanyol, E. (2012). "Relaciones con los medios: una experiencia formativa en el marco del EEES", en Relaciones públicas: El diálogo de las organizaciones, pp. 23-38. Sevilla: AIRP.

 

comunicación y educación;  periodismo; 
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???