Número 65 (abril de 2017)
Rosas y films
Ferran Lalueza
Este 21 de abril se inaugura el I Festival Internacional de Cine de Barcelona - Sant Jordi (BCN Film Fest), un nuevo evento cultural que nace con vocación de convertirse en un referente dentro del denso ecosistema de festivales cinematográficos albergados por la ciudad. Su fórmula incluye treinta y cinco películas, ocho días para disfrutarlas, invitados tan ilustres como Bertrand Tavernier o Richard Gere, una apuesta decidida por el componente educativo y un lema: “Un día para el libro y la rosa... una semana para el cine”.
 
A pesar de la profusión de festivales cinematográficos especializados, Barcelona había quedado huérfana de un festival generalista y dirigido a públicos amplios desde que en 1991 se anunció la desaparición del efímero Festival de Cinema de Barcelona (1987-1990), heredero a su vez de la aún añorada Semana Internacional de Cine de Barcelona, (denominada anteriormente Semana Internacional de Cine en Color). Si la mascota del ochentero y noventero festival barcelonés ya fue un dragón, el festival que ahora nace toma la denominación de Sant Jordi para vincularse estrechamente a la celebración cultural más popular de Cataluña.
 
En esta misma línea, se ha propiciado que las doce películas que compiten en la sección oficial pivoten alrededor del triple eje cine-historia-literatura. Los tres integrantes del jurado responden también a esta triangulación: la cineasta Claudia Llosa, el periodista y apasionado de la historia Toni Soler y el escritor Chufo Lloréns, conspicuo cultivador de la novela histórica.
 
Además de la mencionada sección oficial, el BCN Film Fest cuenta con cuatro secciones paralelas: “Cinema amb gràcia”, centrado en el género de la comedia; la miscelánea “Zona oberta”; “Imprescindibles”, que incluye joyas como Les amants de Montparnasse de Jacques Becker, y “Exhibition on screen”, dedicada al arte pictórico y sus grandes figuras. Estas dos últimas secciones, además, tendrán continuidad a lo largo del año más allá del propio festival.
 
Sea cual sea la sección a qué se adscriban, una parte de las películas exhibidas contarán con el sello Educacine, que permite identificar los films particularmente idóneos para propósitos didácticos. Esta distinción responde a la orientación pedagógica que impregna al festival así como a la indisimulada voluntad de atraer a las salas cinematográficas a los espectadores más jóvenes. La concepción del cine como vía para transmitir conocimientos entronca con la filosofía del Festival Educacine, uno de los coorganizadores del BCN Film Fest. Promovido por las publicaciones Decine21 y Magisterio, el pasado mes de febrero el Festival Educacine celebró su cuarta edición en Madrid bajo la premisa de que el cine puede constituir “una herramienta de reflexión y debate, que ayude a construir un mundo mejor”.
 
El BCN Film Fest tiene lugar entre el 21 y el 28 de abril en los Cinemes Verdi, las emblemáticas salas del barcelonés barrio de Gràcia. De hecho, el otro coorganizador del festival es Espectarama, la sociedad que gestiona los Verdi. Nacido enteramente de la iniciativa privada, el evento cuenta con el patrocinio de Gas Natural Fenosa, la Fundación Bancaria “la Caixa”, Estrella Damm, La Vanguardia y 20 minutos. Quien crea que por Sant Jordi no sólo de libros y de rosas vive el ser humano cinéfilo, puede consultar aquí la programación del festival.

 

cinema;  eventos;  comunicación y educación; 
Números anteriores
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???