Número 82 (noviembre de 2018)
Mònica García: ''La versión original con su subtitulado es la forma más natural de aproximarse a una película''
Judith Clares Gavilán
A principios de octubre asistimos a la 51 edición del SITGES Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya. En esta edición se han invertido cerca de 90.000 € destinados al subtitulado de las películas proyectadas. Marcados por la normativa de la FIAPF, desde el Festival aplican una política de discriminación positiva hacia el subtitulado de los films en catalán.
 
A través de esta entrevista, Mònica García, subdirectora de la Fundación del SITGES Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya y tutora del Máster en Cine Fantastico y Ficción Contemporánea (UOC – Festival de Sitges), nos explica cuál es la política de subtitulado que rige el Festival y nos ofrece su punto de vista sobre la opción de subtitular o doblar una obra cinematográfica.
 
J.C.: ¿Qué política de subtitulado seguís en el SITGES Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya? 
 
M.G.: El Festival de Cine de Sitges forma parte de la FIAPF que determina qué festivales son los llamados de CLASE A, como el Festival de Cannes, la Berlinale, etc. y cuáles son los que cumplen una serie de requisitos como festivales especializados, y en esta liga nos encontramos nosotros. 
Formar parte de este organismo conlleva seguir una política de subtitulado específica que implica subtitular todas las películas en la lengua del país anfitrión, en nuestro caso el castellano, y en una lengua que sea ampliamente hablada, preferiblemente el inglés. De aquí que las lenguas oficiales del festival sean el inglés, el castellano y el catalán. 
 
J.C.: ¿Qué política seguís o qué criterios seguís para subtitular películas al catalán? 
 
M.G.: Nosotros aplicamos una política de discriminación positiva e intentamos que el catalán esté presente en el máximo número de sesiones posible. Pero nos movemos con premieres mundiales, premieres internacionales. La realidad de negociar con majors, distribuidoras y otros agentes a escala internacional, dificulta o imposibilita a veces el poder subtitular determinadas películas en catalán. 
 
Tenemos películas en las que resulta muy fácil acceder a su contenido. Por tanto disponemos de un tiempo para poder obtener las imágenes de referencia, la lista de diálogos, etc. En estos casos se puede hacer el subtitulado sin ningún problema. Pero hay películas que pertenecen a majors, quienes protegen muchísimo sus materiales, ya sea por razón de piratería o bien por motivos de marketing, que no quieren que se difunda su contenido antes de su proyección. La protegen tanto que llegan al festival ya subtituladas al inglés y al castellano y no tenemos posibilidad, no tenemos margen de tiempo para poder hacer la subtitulación al catalán. 
 
J.C.: Las películas de las majors os llegan siempre con los subtítulos ya hechos al castellano y al inglés? O ¿Es el Festival quien tiene la responsabilidad y por tanto quien debe asumir el coste económico de subtitular todos los títulos que presentáis? 
 
M.G.: Los subtítulos pueden venir ya hechos pero no es así en todos los casos.  En cuanto al presupuesto, tenemos un presupuesto bastante amplio de subtitulación por lo que decía antes: trabajamos con grandes primicias. 
 
Los indicadores de calidad de un festival de cine vienen marcados por la cantidad de premieres mundiales, premieres internacionales, que puedes albergar dentro de tu programación. Normalmente los distribuidores como mínimo tienen la versión subtitulada al inglés, si es que no son ya directamente versión original en inglés. 
 
Teniendo esto en cuenta podemos encontrar que la versión con subtítulos al castellano puede estar o no estar dependiendo de si ha conseguido distribución en el país o si tienen prevista una distribución en el país directamente desde la major, o bien a través de un interlocutor aquí en el territorio español. La casuística es muy amplia. 
 
Lo habitual es que nos encontremos con una serie de películas que seguro que tendrán el subtitulado al inglés porque el idioma básico en el mercado del cine es este. Pero que aparezcan en castellano ya depende de estas variables que te comento. Que tengan el distribuidor, que tengan prevista la salida en salas en España. A veces la tiene prevista pero no a tiempo para el festival, y entonces nosotros nos hacemos cargo del subtitulado al español en primer lugar. 
 
J.C.: ¿Recibís ayudas de la administración para subtitular al catalán?
 
M.G.: Sí, todos los festivales de cine en Catalunya reciben ayudas a través de la Catalunya Film Festivals, que es un organismo de coordinación. Uno de los motivos de su creación fue precisamente poder vehicular las ayudas de la Dirección General de Política Lingüística
 
Pero hablamos de ayudas pequeñas y además prorrateadas entre todos los festivales. En el caso de Sitges, durante muchos años las habíamos recibido a través de esta entidad, pero desde hace 2 años recibimos directamente una ayuda específica de Política Lingüística, sin pasar por la CFF, como festival de referencia. Cuenta que contamos con una audiencia entorno a los 190.000 espectadores frente a los 5.000-10.000 espectadores de media que puedan tener el resto de Festivales.
 
Desde el año pasado recibimos la ayuda integrada dentro de nuestra propia subvención, desde el Departamento de Cultura. Contamos con un traspaso añadido para subtitulado, al ser considerado el Festival de Cine de Sitges como estratégico. 
 
J.C.: ¿Qué importe económico supone la ayuda al subtitulado que viene dada por el Departament de Cultura?
 
M.G.: Las ayudas están entorno a los 13.000-15.000 € para subtitular en catalán. El resto, cuenta que invertimos entorno a los 80.000-90.000€ en subtitulado (inglés, español y catalán), lo asumimos nosotros como festival. 
 
J.C.: ¿Subcontratáis la subtitulación de las películas? 
 
M.G.: Claro, por concurso público nosotros contratamos una empresa de subtitulación que realiza estos subtitulados electrónicos
 
J.C.: ¿Cuánto cuesta subtitular una película para el Festival? 
 
M.G.: La primera lengua a subtitular es la que cuesta más dinero. Está entorno a unos 700€ y la segunda, que se subtitula en base a la primera lista de diálogos que ya has traducido, es ya un precio mucho más ajustado, unos 175€ el subtitulado de todo el film en la segunda lengua. 
Haces un desembolso de 700€ para la primera lengua y acompañas la siguiente, que simplemente es traducir, normalmente al catalán. Lo que hacemos es priorizar que sea esa versión catalana. Pero sí, una película nos puede salir entorno a unos 1000€. 
 
Parece muy bajo, porque si fueras a subtitular únicamente una película te costaría muchísimo más, estaríamos hablando de 3.000€ /4.000€ si haces solo un título. Pero cuenta que nosotros llegamos a subtitular 160-170 películas de golpe y se ajusta un poco más o menos. 
 
J.C.: Teniendo en cuenta que subtituláis entorno a 160-170 películas ¿Qué presupuesto destináis entonces al subtitular? 
 
M.G.: Estaríamos hablando de unos 90.000 € en total.
 
J.C.: De estas 160-170 películas ¿Qué porcentaje se subtitulan también al catalán? 
 
M.G.: La proporción en catalán estaría entorno al 60-70% de películas que aparecen dentro de todo el espectro de programación de Sitges, que es muy amplio. Proyectamos más de 300 sesiones en las que aparece la opción del catalán. Cuenta que en algunos casos son películas en las que ya la versión original es catalana, contamos con películas de fantástico rodadas en catalán. 
 
J.C.: ¿Puede suponer una limitación el rodar una película en una lengua minoritaria pensando en su exportabilidad a otros mercados? 
 
M.G.: En el caso de las producciones cinematográficas te encuentras productos de distribuidores que están imponiendo la idea de que se tiene que rodar en inglés (versión original en inglés), incluso con actores de aquí o trayendo actores de aquí para rodar historias nuestras al considerar que puede facilitar la exportabilidad o la internacionalización del producto. Y gente que fuera de nuestras fronteras considera que las historias tienen peso por si mismas y que por tanto se pueden rodar en cualquier idioma porque igualmente el mercado ya te va a obligar a entregar esa versión subtitulada al inglés. Y en el futuro, si llega a plataformas o a un circuito de televisión tradicional, ya tendrá su versión doblada al idioma que corresponda. 
 
Yo considero que el peso viene dado por la historia que se cuenta y no por el idioma en que se ha rodado la película.
 
J.C.: ¿Qué diferencia económica puede haber entre doblar o subtitular una película? 
 
M.G.: La diferencia es abismal. Para el doblaje tienes que contratar diferentes voces, existe un trabajo de dramatización, requiere de un tratamiento también de la voz, de mezcla de sonido, etc. Hablamos de procesos de trabajo mucho más largos. Si un subtitulado puedes llegar a tenerlo en 24 horas, un doblaje requiere sin duda mucho más tiempo. Resulta más costoso y es mucho más largo. Por eso también considero que tiene mucho más sentido en el contexto televisivo, para ser consumido en canales de televisión, o en plataformas de vídeo a la carta. La obra ya ha hecho un recorrido, la película o el producto audiovisual ya puede haber pasado por salas de cine. 
 
J.C.: Si tuvieras que escoger entre doblaje y subtitulado, ¿por cuál te decantarías? 
 
M.G.: A ver, aquí se mezclan muchos factores. Si hablamos de la industria de los actores y actrices, me matarán si digo “adiós al doblaje”. El doblaje creo que tiene sentido en determinados circuitos como es el del producto televisivo, o para gente que no tiene una facilidad de lectura, o tiene problemas para poder comprender rápidamente el nivel de lectura que implica un subtitulado. Tiene un sentido y tiene una vía. Pero personalmente, y creo que dentro de lo que es el circuito profesional, es inconcebible un doblaje fuera de estos ámbitos. La versión original con su subtitulado es la forma más natural de aproximarse a una película, a una obra audiovisual. El doblaje tiene una vía y tiene un rendimiento económico, también. Es una industria que en este país ha tenido una emergencia y crecimiento extraordinario, pero para mí es complementario. Es una oferta más, que además tiene un especial sentido para determinados colectivos, pero creo que la norma no debería ser el doblaje, debería ser el subtitulado
 
Nota a la entrevista:
 
Una entrevista de Judith Clares en el marco del proyecto de investigación «EU-VOS Patrimonio cultural inmaterial. Para un programa europeo de subtitulado en lenguas no hegemónicas» (CSO2016-76014-R) del grupo Estudos Audiovisuais de la Universidade de Santiago de Compostela.
 
cinema;  eventos;  políticas comunicativas; 
Números anteriores
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???