Número 1 (mayo de 2011)
Star Wars Uncut: la victoria de los Padawans
Antoni Roig

Casey Plugh es un joven de 25 años, de Brooklin, experto en el desarrollo de plataformas de vídeo en la web. Esto le lleva a pensar en impulsar algún proyecto como hobby que estimule la participación de los usuarios de Internet, siempre que sea divertido y gire alrededor de una de sus obsesiones, Star Wars. Crea Star Wars Uncut. Gana un Emmy.

Las creaciones audiovisuales hechas por fans revisitan de diferentes maneras los mundos, los relatos o los personajes de films o series de televisión populares. Ciertamente, la mayor parte de las películas hechas por fans son más bien infumables y tienden a acontecer bromas destinadas a divertir a los que participan y, con un poco de suerte, a un reducido grupo de espectadores predispuestos. Pero los prejuicios nos podrían hacer pasar por alto algunos aspectos importantes: en primer lugar, que la creación cultural hecha por fans disfruta de una tradición ampliamente reconocida desde hace mucho tiempo en el campo de la ficción escrita, el arte gráfico, la música y más recientemente el vídeo y la creación multimedia. En segundo lugar, que la pasión por un determinado producto cultural activa esfuerzos creativos que explican una disposición a implicarse intensamente en proyectos colectivos sin esperar ningún tipo de recompensa más allá de conseguir materializarlo. Historias célebres en este sentido son el remake plano por plano de Raiders of the Lost Ark (En busca del arca perdida) que realizaron un grupo de adolescentes norteamericanos durante más de siete años a lo largo de la década de los ochenta, o más recientemente el poder de persuasión del aspirante a director Shane Felux al conseguir la colaboración de más de cien personas, entre actores, músicos, técnicos, diseñadores y expertos en efectos visuales para hacer realidad su propio film sobre Star Wars (Revelations). Y es que, a pesar de tratarse de un fenómeno que suele obtener poca atención, surgen periódicamente producciones que deslumbran por su sorpresiva calidad obtenida con presupuestos irrisorios y que han disfrutado de repercusión por parte de los medios tradicionales: es el caso de la propia Revelations (EE.UU., 2005), Star Wreck: in the pirkinning (Finlandia, 2005), The Hunt for Gollum o Borne of Hope (las dos alrededor del universo de El Señor de los Anillos; Gran Bretaña, 2009).

 

Y que tiene de especial Star Wars Uncut? Su premisa no puede ser más sencilla: se coge el film inaugural de la saga Star Wars (A new hope), se divide en fragmentos de 15 segundos, y se pide a los fans que escojan uno y lo rehagan de la manera que les dé la gana. Finalmente, Star Wars Uncut (uncut en inglés se puede entender como “en bruto” o “sin cortes”) se convierte en un remontaje con los fragmentos más votados, a la hora que a la web se pueden visionar todos los fragmentos de forma independiente e incluso agrupados por diferentes criterios. Todo el proceso es público en la web y los resultados, en su diversidad, son hilarantes: vale todo, desde fragmentos reproducidos con toda precisión (tanto de imagen como de sonido), animación por ordenador, stop motion con plastilina, muñecos en llamas, parodias llenas de anacronismos, maquetas, estética de cine mudo, actores con caretas o bolsas de basura a la cabeza... Y este es el encanto, que Star Wars Uncut que se erige en una gran compilación de todas las posibilidades de acercarse a lo que se conoce como un texto fuente: desde los que aceptan el reto de recrear el universo original con fidelidad, los que se lo apropian para desplegar su propio mundo expresivo, los que parodian con mala leche o los que, simplemente, quieren pasárselo bien creando algo que, de probablemente mala, resulte divertida. Todo tiene cabida y lo que es más importante, genera un grado de implicación entre los que aceptan las reglas del juego, cosa que resulta muy poco frecuente en proyectos audiovisuales que buscan la participación. Por este motivo, Star Wars Uncut se ha presentado como ejemplo exitoso de lo que se denomina crowdsourcing, es decir, implicar a un gran número de usuarios en la creación de un producto cultural, en este caso, un largometraje. Y este es el secreto tras el premio a un producto concebido como hobby: el interés creciente en el sector audiovisual de encontrar formas de conectar sus productos con los fans a través de Internet. Es importante tener en cuenta que este galardón, en la categoría de mejor iniciativa en medios interactivos, lo había obtenido anteriormente la experiencia interactiva creada alrededor de la serie de televisión Lost.

 

Star Wars: Uncut Trailer from Casey Pugh on Vimeo.

  

Y en medio de una situación que, como mínimo, podríamos considerar en el límite de la legalidad, ¿cuál es la posición de las grandes corporaciones? La historia de las relaciones entre fans y propietarios de los derechos de los productos originales ha sido y sigue siendo convulsa, pero en general estos han entendido que el dinamismo creativo de los fans supone una fórmula barata y muy poderosa de mantener el interés alrededor de sus franquicias y de establecer nexos de proximidad con sus seguidores (George Lucas lleva en este sentido años promoviendo la creación de fans a través de un concurso anual de la mano del portal de vídeo pionero Atomfilms). Hay que decir que esta ambigüedad en la condición legal de este tipo de actividades creativas según las leyes norteamericanas se convierte en algo impensable en las leyes europeas, que impiden prácticamente toda utilización o alteración a menos que pueda ampararse en la libertad de expresión (sería el caso de la parodia).

 

En última instancia, las producciones de fans son fruto de un pacto tácito: se tolera perder una parte de control sobre la propiedad a cambio de que los creadores no obtengan beneficio económico directo. Por esto la mayor parte de los proyectos de fans facilitan enormemente el acceso a sus creaciones: una limitación evidente pero que paradójicamente se convierte en cierta manera en virtud por su contribución a la democratización de las formas de creación y consumo audiovisual.

 

Para saber más:

 

 La web del proyecto: www.starwarsuncut.com
Trailer en Vimeo: http://vimeo.com/6788001
Artículo en The New York Times

Sobre producción hecha por fans: http://transformativeworks.org/ 
 

cinema;  cultura digital;  medios sociales; 
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???