Número 17 (diciembre de 2012)
Del graznido al trino
Silvia Martínez Martínez

Hace unos meses el vaticanleaks, con la filtración de los documentos de la Santa Sede, obtenía resonancia en los medios. Ahora la atención ha pasado del graznar del particular cuervo del Vaticano a los trinos de la cuenta del Papa en Twitter. Y es que los tweets que ha empezado a publicar en @pontifex han despertado el interés de miles de usuarios del social media pero también de la prensa. Detrás de la inauguración de la cuenta, descubrimos una táctica de secuenciación de la información y una singular estrategia comunicativa que han logrado generar por el momento expectativa y muchas preguntas por responder.

El día 12 del mes 12 del año 2012, aproximadamente a las 12 del mediodía, tuvo lugar el acontecimiento, calificado por diversas personas como “histórico”. Era el momento en el que el papa Benedicto XVI publicaba el primer tweet en su cuenta @pontifex. Al margen del simbolismo que el número 12 tiene para el catolicismo, el momento se producía justo después de la Audiencia General del miércoles tras haber sido anunciado semanas antes. La secuenciación de la información, la estrategia comunicativa seguida y el uso de los distintos espacios de comunicación del Vaticano consiguieron una amplia divulgación de la noticia.

 

El 29 de noviembre, la oficina de prensa de la Santa Sede (VIS) anunciaba una rueda de prensa convocada para el 3 de diciembre donde se presentaría el perfil del Papa en Twitter. Los diversos medios del Vaticano, desde L’Osservatore Romano, pasando por Radio Vaticano hasta llegar al portal web news.va, difundieron los principales datos, como el nombre de la cuenta, amplificando así la dimensión de la información. Con la presentación oficial, el acontecimiento entraba en la agenda de los medios que, desde primera hora del día 12, recordaban a sus audiencias la cita. La imagen del Papa haciendo uso de una tableta para publicar su primer Tweet era ofrecida en directo por la televisión y difundida a su vez por Flickr  y YouTube. Un trino y todos los canales de la Santa Sede, perfectamente orquestados, divulgaban, en sintonía, la misma noticia facilitando con ello su distribución en Internet. Se trata del último ejemplo (casi coincidiendo en el tiempo con la creación de la aplicación para móviles The Pope APP) de la apuesta hecha desde la Santa Sede por utilizar las posibilidades de las tecnologías de la información para difundir su mensaje.

 

La expectativa generada en los nueve días que mediaron entre la presentación y la publicación del primer tweet en @potifex permitieron que la cuenta, antes de inaugurarse formalmente, alcanzase casi el millón de seguidores. Entre estos followers y los miles de retweets generados por cada una de las entradas publicadas, la divulgación de los trinos en la Red estaba asegurada. A ellos se sumaron multitud de medios convencionales que, dando cobertura a la noticia, reprodujeron el contenido de los primeros tweets publicados.

 

Junto a la dosificación comunicativa previa a la inauguración del perfil, otras medidas eran necesarias para controlar el tempo informativo. Detrás de la creación de @pontifex, como ya ocurriera con otras de las acciones comunicativas emprendidas desde la Santa Sede, se encuentra la agencia española 101. Desde su blog describían cómo se había mantenido en secreto el nick que usaría el Papa, lo que permitió evitar filtraciones a la prensa antes de su presentación oficial. Finalmente ocho serían los perfiles creados, en función del  idioma: inglés, español, alemán, portugués, italiano, francés, polaco y árabe.

 

El canal persigue, según se anunció en su presentación, ofrecer cercanía y apertura, y seguir una sencilla estructura de preguntas y respuestas. Ahora bien, si tal y como señalaba The Bivings Group, la opción de reply o retweet es representativa del nivel de escucha de un perfil en twitter, las primeras entradas publicadas en @pontifex paradójicamente mostrarían una cuenta que habla y únicamente se sigue así misma (con solo siete followings compuestos por la extensión que posee la misma cuenta pero en otros idiomas). Y he aquí otra de las singularidades del perfil pues, para que el Papa dé respuestas a las preguntas, se propone que se le planteen haciendo uso de otra herramienta típica del espacio de microblogging, el hashtag. En este caso se trata de #askpontifex, etiqueta que sirve para agrupar las consultas que los usuarios quieran dirigir al Papa. Al mismo tiempo, cada tweet queda expuesto a seguidores y detractores, que ahora pueden responder individualmente a cada trino. Unos y otros se posicionan públicamente frente al resto de usuarios.

 

Otra de las paradojas es la periodicidad semanal que, según se ha explicado, se seguirá para la publicación de los tweets de @pontifex en un canal que se caracteriza por la actualización constante. En principio el miércoles ha sido el día escogido para que se produzca esa comunicación. Y es que, aunque hay un equipo de colaboradores encargado de la gestión del perfil, el Papa aprobará todos los trinos publicados a pesar de que él no los tecleará directamente. Así lo ha afirmado el socio fundador de la agencia 101, Gustavo Entrala, quien además entiende, según publica Elmundo.es, la importancia de la presencia de la Iglesia en Internet como clave para adelantarse o superar crisis. Ahora bien, por el momento lo que se ha constatado es la amplia divulgación y consulta de los primeros tweets emitidos. No obstante, a los comentarios y las cuestiones que los usuarios de Twitter ya están formulando se suman otras preguntas vinculadas con la táctica comunicativa que se seguirá a partir de ahora, en especial ante las posturas que abiertamente se muestran más críticas y que interpelan públicamente y de manera directa a través de menciones a la cuenta, replies o haciendo uso del hashtag propuesto.

 

relaciones públicas;  medios sociales;  periodismo; 
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???