Número 26 (octubre de 2013)
Acceso a contenidos abiertos, compartidos y reutilizables
Mercè Vazquez Garcia

El acceso abierto a contenidos educativos para que puedan ser compartidos, copiados, reutilizados y redistribuidos, así como la disponibilidad que deben tener estos contenidos en repositorios institucionales y el tipo de derechos de autor a los que están vinculados, son  cuestiones que se han tratado en el marco de la Semana Internacional del Acceso Abierto, celebrada recientemente con la participación de la UOC.  

La necesidad que ha surgido en los últimos años de poder acceder de forma abierta a todo tipo de contenidos vinculados con la enseñanza y la investigación se debe a las restricciones con  las que se encuentran actualmente tanto instituciones como autores en el momento de reutilizar, compartir o recuperar un contenido que ya ha sido publicado. Asimismo, esta  situación contrasta claramente con la capacidad tecnológica que tenemos actualmente a nuestro alcance para poder hacer un uso proactivo de tales contenidos.

 

Por este motivo, el movimiento del acceso abierto establece las bases para que se lleve a cabo la divulgación del conocimiento científico de una forma accesible, a través de un formato que se pueda manipular y que sea un contenido que se pueda redistribuir. La accesibilidad de los contenidos hace referencia concretamente al hecho de que sean visibles para los usuarios y localizables por los navegadores, que los usuarios los puedan copiar y que sean gratuitos.

 

Con objeto de garantizar que un determinado contenido sea considerado de acceso abierto, el proceso de publicación del material debe estar regido por cinco principios fundamentales. Primero, se recomienda escoger un formato abierto para que el contenido no esté sujete a un software propietario y pueda ser manipulado (por ejemplo, LibreOffice) y preservado a largo plazo. Segundo, el contenido debe poder ser traducido y localizado, es decir, adaptado a otras lenguas y realidades culturales. Tercero, el contenido debe estar siempre etiquetado y descrito con palabras clave, ya sea por medio de metadatos, taxonomías o folksonomías, para que pueda ser localizado por los buscadores. El etiquetado del contenido se puede realizar usando palabras clave en varios idiomas si se quiere que el contenido pueda ser recuperado por búsquedas realizadas en  lenguas distintas a la del contenido en cuestión. Cuarto, hay que escoger qué tipo de licencia de uso es más adecuada para el contenido que se quiere publicar, teniendo en cuenta que actualmente hay disponibles seis licencias Creative Commons. Estas licencias permiten un ejercicio de derechos de autor de manera abierta, por lo que se deben utilizar para ponerlas en el propio contenido que ha creado el autor y no en un contenido publicado por una editorial. Y quinto, el contenido debe ser  siempre publicado en un repositorio institucional.

 

La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) participó en el período 2006-07 en el proyecto Open eLearning Content Observatory Services (Olcos), que tuvo como objetivos definir cuál es el estado de la cuestión con relación al acceso abierto de los contenidos, elaborar varios tutoriales para divulgar aspectos prácticos sobre cómo se pueden crear y compartir recursos en abierto, y conseguir la diseminación del acceso abierto mediante un manifiesto de adhesión de todas las universidades. En esta misma línea, la UOC participa actualmente en el proyecto #MetaOER, que tiene como objetivo “conseguir un sistema sencillo para centralizar recursos en abierto sobre recursos educativos en abierto”. Desde el año 2010 se está creando una colección de recursos educativos en abierto, clasificados según las categorías de la Unesco, y una selección de estos recursos está disponible en el repositorio de la UOC. Y ahora, en el marco de la Semana Internacional del Acceso Abierto (21 al 27 de octubre), en la UOC se ha organizado un taller sobre recursos educativos en abierto impartido por Ignasi Labastida, jefe de la Oficina de Difusión del Conocimiento del Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación de la Universidad de Barcelona, y Julià Minguillón, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.

 

En definitiva, si la publicación de contenidos educativos y de investigación en repositorios institucionales se convierte en una práctica habitual, aumentará nuestra capacidad de acceso a contenidos educativos y de investigación, y desaparecerán las barreras actualmente existentes para copiarlos, modificarlos y redistribuirlos a terceros.
 

 

gestión de la información;  gestión del conocimiento;  investigación; 
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???