Número 60 (noviembre de 2016)
Bienvenidos (de nuevo) a 'Westworld': 'western' e inteligencia artificial en el último éxito de HBO
Antoni Roig

En 1973 se estrenaba mundialmente Westworld (presentada en España con el extraño título de Almas de metal), una película de ciencia ficción sobre un parque temático diseñado para visitantes de alto poder adquisitivo y poblado por robots de apariencia prácticamente indistinguible de un ser humano, programados para satisfacer las fantasías y los deseos de los 'invitados'. Más de cuarenta años después, en un panorama audiovisual totalmente diferente, vuelve Westworld, ahora en forma de serie estrella de HBO, llamada, dicen algunos, a ser la sucesora de Juego de Tronos (y otros que de Lost) y que será probablemente la punta de lanza de la entrada en España de la nueva plataforma de vídeo bajo demanda HBO Go. 

Westworld, el film original, fue escrito y dirigido por el escritor, desgraciadamente ya fallecido, Michael Crichton, autor de numerosos bestsellers, entre los que destaca probablemente la novela Jurassic Park. De hecho, hay muchos puntos de contacto entre los puntos de partida de ambas historias: un sofisticado y carísimo parque temático que permite a sus visitantes acomodados sumergirse en épocas pasadas interaccionando con réplicas exactas de seres vivos (dinosaurios en un caso, personas y también animales en el otro), convertidos en ‘activos' y, por tanto, atracciones del parque. Un entorno para el que, como decía el director de Jurassic Park, no se ha reparado en gastos, pero en el que las cosas se complicarán de forma dramática e imposible de prever.
 
westworld_pic
 
Dejando de lado las similitudes entre los conceptos de Westworld y Jurassic Park, el atractivo que ha provocado el revival televisivo de Westworld en forma de 'secuela' y al mismo tiempo reimaginación del original se encuentra en su principal diferencia: la inmersión en este caso es total y pasa por dar carta blanca a los visitantes para que suelten sus impulsos más primarios -como el sexo o el riesgo- y también los más oscuros y violentos contra los 'anfitriones'. En la versión cinematográfica, al igual que la televisiva, se empieza a observar una serie de 'funcionamientos anómalos entre los robots, que serán por supuesto el punto de partida del conflicto y la tensión. Por lo que sabemos hasta el momento de la serie producida por Jonathan Nolan y J.J. Abrams, el Westworld de HBO muestra mucho más el backstage del parque, que en el film tenía una presencia muy testimonial. Así, algunos personajes principales de la serie son ingenieros programadores, responsables de seguridad, autores de las narrativas que se ofrecen a los invitados (lo que abre una interesante dimensión de 'metaficción') y, de forma muy destacada, el director de Westworld (interpretado por Anthony Hopkins, en una especie de versión 'oscura' del razonablemente agradable profesor Hammond de Jurassic Park).
 
westworld_1973_film 
 
Narrativamente habrá, al parecer, dos diferencias significativas. En primer lugar se explorará mucho más a fondo la psicología de los 'anfitriones' y los traumas psicológicos que, pese a los controles periódicos a los que son sometidos, los marcan a raíz de su contacto con los ‘invitados’. Esta diferencia es coherente con los enormes cambios de las narrativas sobre robótica desde los años sesenta en adelante: de la concepción del robot como máquina inteligente y su ambivalencia en relación a los humanos (pensemos en 2001: una odisea del espacio, Naves silenciosas, THX 1138 o La fuga de Logan, pasando por la parodia Sleeper, de Woody Allen) llegamos hasta un tipo de historia donde se sustituye el concepto de los robots como 'máquinas' o cyborgs para pasar a considerarlos seres conscientes dotados de inteligencia artificial y prácticamente equiparables a los humanos, sea en aspecto (Eva, Ex Machina o series con títulos tan elocuentes como Almost Human, Real humans, Humans o la cuarta temporada de Marvel Agents of Shield), o bien en inteligencia y sensibilidad (Autómata, Chappie o Transcendence, donde se plantea directamente el tema de la fusión de la conciencia humana y la inteligencia artificial). En segundo lugar, el parque en sí mismo, convertido en una 'caja del misterio' tan del gusto de J.J Abrams. Un parque con límites e intencionalidades inciertas, que probablemente formarán parte fundamental del desarrollo de la serie en su conjunto. La combinación de estos dos aspectos, un mundo de límites inciertos y la interacción entre personajes humanos y personajes ‘diseñados’ y ‘controlados’ por un sistema central pueden convertir a Westworld en una especie de juego multijugador trasladado a la serialidad televisiva, lo que sería, de explotarse esta vía, bastante innovador. Y ¿cuándo podremos averiguarlo?
 
También hay incertidumbre sobre cómo llegará Westworld oficialmente al mercado televisivo español. Si bien es cierto que actualmente es Movistar+ quien tiene los derechos exclusivos sobre las producciones actuales de HBO, como Juego de Tronos, la compañía estadounidense tiene previsto abrir en una fecha aún por determinar HBO Go, su propio servicio de streaming de contenidos para subscripción (lo que se conoce como OTT, al estilo de Netflix) y que actualmente sólo está disponible en Estados Unidos. Parece ser que, en paralelo, la televisión de Vodafone tendrá disponible el mismo catálogo de HBO Go, lo que daría dos opciones a los espectadores, aunque al mismo tiempo abre una posible 'batalla' entre Vodafone y Movistar+ sobre quién emitirá las producciones HBO. En función de la apuesta final de HBO se puede crear una situación anómala en el panorama televisivo actual, mucho más basado en la inmediatez (en el extremo se sitúan productos de consumo hiper-lineal como las series de Netflix o Amazon Prime) y donde la serie con mayor potencial comercial de la nueva temporada televisiva en Estados Unidos puede tardar aún meses en encontrarse con un público ya ansioso de visitar el parque más inquietante y espectacular del momento. Apunta a ser una mala estrategia. 
 
Para saber más:
 
Roig, A. (2017, en prensa). El despertar de las máquinas: 50 películas esenciales sobre tecnología. Barcelona: UOC. [El libro que acabo de preparar para la colección Filmografías esenciales y que contiene comentarios sobre Almas de metal y otras películas sobre esta temática].
 
Web oficial de la serie Westworld.  [Contiene contenido restringido geográficamente].
 
Web oficial de Michael Crichton, autor original del concepto de Westworld. [Contiene detalles interesantes como el hecho que el filme original tiene el honor de ser el primero que mostró una imagen generada por ordenador y que servía para mostrar el plano subjetivo de la mirada de los robots].
 
Banda sonora
 
Kraftwerk: The Man Machine (1978).
Daft Punk: Human after all (2005).

 

televisión;  entretenimiento;  cinema; 
Números anteriores
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???