Número 90 (julio de 2019)
La publicidad con 'Alma'
Sandra Martorell

Es la misma sensación que experimentábamos cada diciembre a la espera del anuncio de Freixenet. Esa curiosidad y entusiasmo de unos años a esta parte la hemos trasladado a la llegada del verano y con él, la campaña de Estrella Damm. 

Su primer #Mediterráneamente se remonta a hace (ya) diez años.  Fue en 2009 cuando una pegadiza canción indie-rock de Billie The Vision & The Dancers nos enamoraba de una isla, Formentera, y de cuantas historias de verano acontecían amarrados a una cerveza.
 
En 2010 Estrella Damm cambió Formentera por Menorca y las fiestas de San Juan. De nuevo gente guapa, música en directo, nuevas amistades, amores veraniegos, flow y mucho mar, esta vez desde la cubierta de un velero. 
 
Y así cada verano esperábamos con ganas nuestra dosis Estrella de buenrrollismo, en el que participaron también caras conocidas, como la de Ferran Adrià, la de Cesc Fàbregas (este último a bordo de un barco pesquero), Michelle Jenner o Peter Dinklage, directores como Alejandro Amenábar o Raúl Arévalo, o grupos como Love of Lesbian, mezclando así cine, música, cocina, y cuanto alberga el Mare Nostrum.
 
Este año, confesamos, la resaca fiestera del verano anterior nos pilló desprevenidos. Empezamos junio sentados en el sofá tranquilamente cuando, en medio de una pausa publicitaria, éramos embelesados por la delicadeza y armonía de una bailarina (la canadiense Claire Friesen) en el fondo del mar, al compás de una música calma, hasta que a ésta la acorralan grandes plásticos que acaban con ella sin abandonar la elegancia y la sutileza de las imágenes y de la forma de contarnos la historia. 
 
Una estética preciosista para darnos una bofetada con la mano abierta en toda la conciencia, acompañada, por si no quedaba bastante claro, de un mensaje que rezaba: “Si queremos mantener nuestra forma de vivir ¿no deberíamos proteger aquello que la hace posible?”. No sé en el suyo, pero en muchos hogares por unos instantes reinó el silencio. Después ya comentamos. Y nos quedamos con ganas de repetir. En los siguientes visionados ya atendimos a detalles: ¿Han prestado atención a la letra de la canción? No pierdan nada de vista porque es una obra de arte en conjunto, pero también desde las partes que la conforman.
 
Con todo, el mundo ha quedado dividido entre los que les gustó y lo aplaudieron y los que no les gustó y arrancaron a vociferar críticas. Sea como fuere, a todos les ha dado donde más duele: en la fiesta, las risas y las historias de amantes de años anteriores. Porque sabrán, y si no, nos lo han recordado, que toda esa jarana veraniega, esa joie de vivre del Mediterráneo, sin Mediterráneo no es posible
 
Así lo ha contado Estrella Damm desde su compromiso con la sostenibilidad, y esto señoras y señores, aun la hace más maja; más aún que cuando nos invitaba a los fiestones a pie de playa de música y cerveza.  
 

 
Por si fuera poco, la marca cumplió su amenaza de la segunda parte, y hace unos días, después del éxito de Alma se emitió Amantes. En Amantes un grupo de gente relacionada con la investigación, la biología marina, la divulgación o el buceo nos dan lecciones de vida en su tarea de intentar liberar nuestros mares de plásticos letales. Y es que, como dice la canción de esta segunda parte (de la mano de Joan Dausà y Santi Balmes) hay “otra forma de vivir”.
 

 
No es la única marca que se suma a la concienciación desde sus campañas publicitarias. Tampoco la única cerveza. Corona ha creado el documental #ProtectParadise, también acerca del problema que supone el vertido de plásticos a los océanos. Para ello ha contado con la participación de siete influencers que han viajado a cinco destinos del planeta para acercarnos una realidad que cada vez es más insostenible. Con ello pretenden “hacernos parte del problema con el fin de poder ser parte de la solución”.
 

 
Otra campaña para proteger los mares y océanos es la de La Mer. Esta marca de cosméticos lo ha hecho con la iniciativa La Mer Blue Heart Ocean Funds y de la mano de Elsa Pataky. 
 

 
No son las únicas. Campañas de grandes marcas y de otras más pequeñas, campañas incluso de artistas, freelances. Una confabulación contra el plástico, contra los vertidos, contra la irresponsabilidad colectiva. Y que dure. Por lo menos hasta que los mares queden limpios y podamos celebrarlo de nuevo, cerveza en mano y con música en directo, en una playa cristalina del Mediterráneo.
 
 
Cita recomendada: MARTORELL, Sandra. La publicidad con 'Alma'. COMeIN [en línea], julio 2019, no. 90. ISSN: 1696-3296. DOI: https://doi.org/10.7238/c.n90.1950.
 
 
publicidad;  responsabilidad social corporativa;  creatividad; 
Números anteriores
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???