Número 31 (marzo de 2014)
La lucha por la cuarta S del 'content curator'
Sandra Sanz Martos

Éste es el tercer artículo que publicamos en COMeIN  sobre el content curator. En el anterior anunciamos que a finales del año pasado se publicaría el primer libro en español sobre content curation, escrito por Javier Guallar y Javier Leiva. Y así ha sido. El libro lleva en el mercado cuatro meses y los debates derivados no se han hecho esperar. En este artículo haremos referencia a uno bien reciente que se ha publicado en la página del Grupo ThinkEPI.

El content curator. Guía básica para el nuevo profesional de Internet. Éste es el título del libro de Guallar y Leiva.  En él proponen un método de curación de contenidos que denominan las 4 S de la content curation. La primera S corresponde a Search (búsqueda); la segunda, a Select (selección); la tercera, a Sense making (análisis y caracterización), y la cuarta, a Share (difusión). Desde nuestro punto de vista y siguiendo la secuencia de la cadena documental, está claro que las tres primeras S son tareas propias del documentalista, pero el debate se polariza cuando entra en escena la cuarta S.

 

La presentación y la difusión es una de las fases más importantes: de nada servirá el trabajo del content curator si la información recuperada bajo los criterios de relevancia y pertinencia no se presenta correctamente al usuario final. Por eso hay quienes consideran (Evelio Martínez o Javier Guallar, entre otros) que, para realizar esta última tarea, es necesario tener conocimientos sólidos del ámbito de la comunicación, más concretamente de redacción periodística. Sin embargo, algunos pensamos que los documentalistas estamos capacitados para redactar y presentar de manera atractiva los resultados obtenidos.

 

Así pues,  ¿a quién pertenece la cuarta S de la content curation? ¿Al ámbito de la documentación o al de la comunicación?

 

La frontera entre la documentación y la comunicación en algunos aspectos es compleja y difusa. Dado que la materia prima con la que trabajamos tanto documentalistas como comunicadores es la información, es fácil que ambas disciplinas converjan. Y así es; no estoy diciendo nada que no sepamos. Precisamente hace pocos días se publicó en Grupo ThinkEPI un artículo de Rafael Repiso-Caballero y Daniel Torres-Salinas que hacía referencia a este tema. Y ponían como ejemplo la cantidad de facultades de distintas universidades españolas que imparten las dos titulaciones, es decir, facultades donde los estudiantes de los grados en Documentación y en Comunicación comparten aulas y profesorado. Ello sin duda enriquece la formación de ambos a la vez que supone una evolución de sus perfiles profesionales respectivos, lo que revierte en un beneficio para todos.

 

Pero volviendo al tema que nos ocupa, sobre la cuarta S, nosotros consideramos que los documentalistas poseen competencias sobradas –así lo abordamos en el grado de Información y Documentación de la UOC– para desarrollar tareas de difusión de información basadas en la representación y la visualización de la información, y ése es el enfoque del posgrado Content Curator: Creando Valor de la Información en la Red. ¿De qué sirve que un documentalista busque (Search), seleccione (Select) y analice y caracterice información (Sense Making), si después creemos que no puede difundirla (Share)?  ¿Necesita el documentalista competencias del ámbito de la comunicación para ello? Depende. No, si entendemos que la representación y la visualización de la información pertenecen al ámbito de la documentación y/o gestión de la información. Quizás sí, si consideramos que la difusión conlleva tareas más vinculadas a la redacción periodística. Esto último es lo que provoca que algunas voces del ámbito de la comunicación quieran apropiarse de este nuevo perfil profesional. 


Desde nuestro punto de vista, así como progresivamente el perfil de community manager se ha ido enmarcando en el ámbito de la comunicación (y así lo hemos ido defendiendo en anteriores trabajos), el de content curator corresponde –a nuestro modo de ver– al de la documentación. Al menos, las 3 primeras S pertenecen a este último y la cuarta –según el enfoque– también, o a nada que el documentalista no pueda aprender.

 

Para saber más:

 

GUALLAR, Javier; LEIVA-AGUILERA, Javier (2013). El content curator. Guía básica para el nuevo profesional de Internet. Barcelona: Editorial UOC. Colección El Profesional de la Información, n. 24. ISBN: 978-84-9064-018-0.

 

Posgrado Content Curator: Creando Valor de la información en la Red.
 

 

documentación;  gestión de la información;  medios sociales;  periodismo; 
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???