Número 47 (septiembre de 2015)
Diseño, coreografías y montaje en los clips de Michel Gondry
Gemma San Cornelio

Mi primer artículo en esta revista trató sobre videoclips musicales y, la verdad, ya tenía ganas de volver sobre el tema. La excusa perfecta fue el visionado casual en televisión, hace unos meses, de Go, el videoclip de una de las canciones del último disco de The Chemical Brothers, Born in the echoes (2015). Un grupo de chicas ataviadas con una austera vestimenta gris interpretan una coreografía sujetando un palo y marcando el paso de forma contundente al ritmo de la música, mientras la cámara las sigue en aparente plano secuencia. Por el aspecto, este video tiene que estar realizado por Michel Gondry… et voilà!

Lo tengo que confesar, soy fan incondicional del realizador francés. Sin embargo, entre toda su fascinante producción, lo que más me interesa son los videoclips musicales y, en concreto, la forma en la que se conjugan toda una serie de elementos básicos desde la perspectiva de la composición de la imagen en movimiento. Considero que Gondry se podría estudiar como un ejemplo a la hora de entender la composición en un medio audiovisual de forma totalmente integrada. Intentaré desarrollar esta idea a partir de alguno de sus videos.

 

 

Gondry comenzó su trayectoria a principios de los pasados años 90 como realizador de videoclips y cortometrajes, y continuó en la primera década de los 2000 también como director de cine. Sus trabajos son conocidos y premiados por la sofisticación narrativa, una cuidada estética y algunos elementos surrealistas, por citar algunas características. A pesar de que en la actualidad no está centrado en la producción de videoclips, realiza algunos proyectos puntuales, entre ellos, el anteriormente mencionado de The Chemical Brothers. Y es que la relación de Gondry con el dúo inglés se remonta a finales de los 90, cuando produjo algunos de sus más notables videoclips. 

 

Algunas de las particularidades que definen la producción de este autor reflejan una enorme preocupación por el aspecto visual de los videos, conectado, a la vez, con elementos estéticos de la música que, de la misma manera, resultan comunes a otras disciplinas artísticas como la danza. Y ahí radica especialmente su interés: es capaz de interconectar todas estas disciplinas a partir de conceptos tan básicos -y tan complicados a la vez- como son el ritmo, la repetición, la simetría, la tridimensionalidad, etc. 

 

Así pues, para empezar, una constante en su trabajo sería el uso de esquemas compositivos basados en la geometría, entendida no solo en la imagen estática (por ejemplo, en la composición fotográfica), sino también en movimiento. Una muestra sencilla sería el videoclip Protection (1995) de Massive Attack, con una composición de base rectangular y cuadrada, a partir de las ventanas de un edificio, sobre las que se desplaza la cámara al estilo de La ventana indiscreta de Hitchcock. 

 

Lo mismo sucedería con la tridimensionalidad, que se trabaja en el espacio visual: en la construcción de escenarios complejos con diferentes niveles de profundidad, combinada con la tridimensionalidad del sonido -las diferentes capas, voces e instrumentos- y de la música, por ejemplo, en el video de Lucas Lucas of the lid off (1994). 

 

Otro elemento recurrente es la utilización de la repetición como recurso estético, lo que establece una mayor conexión con la idea de montaje audiovisual, extendiendo la repetición en el tiempo. Esto se realiza mediante alteraciones temporales que fomentan la reiteración, como en el videoclip Come into my world (2002) de Kylie Minogue, donde se presenta una narrativa circular basada en la repetición más la adición de elementos, lo cual lo convierte en una gradación, que acaba en una saturación de elementos a nivel visual. Un ejemplo similar que presenta múltiples historias en una estructura circular sería el video A change would do you good (1997) de Sheryl Crow, que contiene un universo narrativo en un disco giratorio. Un concepto similar al que se encuentra más recientemente en How are you doing de The living sisters (2011). 

 

Por otro lado, los trabajos realizados para The white stripes son quizás los más exquisitos a nivel visual, ya que introduce, por ejemplo, proyecciones con las que se trabaja la profundidad, como en Dead leaves and the dirty ground (2002). Sin embargo, el montaje basado en la repetición y adición de elementos se da de un modo mucho más patente en el video Hardest Button to Button (2003). Según Cardona (2014), en este video es muy evidente el criterio de corte pensado para replicar la música que hay de fondo, por ello sería un ejemplo preciso del “montaje métrico” de Eisenstein. Muchos de los fragmentos tienen como duración la que tiene cada golpe del bombo o bass drum, que a su vez coincide con cada pulso del bajo. Esta idea también está presente, aunque menos vistosamente, en Believe de Lenny Kravitz (1993).  

 

No obstante, donde se da la máxima confluencia de todos los elementos es en sus colaboraciones con The Chemical Brothers, donde además se interconectan de forma perfecta con las coreografías. Seguramente la abstracción de la música electrónica, o su simplicidad desde un punto de vista compositivo musical, permiten conjugar de un modo más claro los efectos coreográficos con los efectos del montaje. Un ejemplo realmente espectacular de esta combinación es el video Let forever be (1999), donde se ven todo tipo de composiciones geométricas, modulares, simétricas, en retícula... Por otra parte, la máxima abstracción - entendida como la simplificación de los elementos más básicos- se daría en el videoclip de la canción Star Guitar (2001), también montada sobre el ritmo de la música, algo que se puede observar en su making of, de forma minuciosa. 

 

 

Es interesante señalar que el motivo del tren, protagonista de Star Guitar, se repite en su último videoclip, Go. Según las declaraciones del mismo Gondry en las que explica el concepto del clip a la revista Pitchfork, intenta replicar el movimiento de una locomotora a partir de la coreografía de las bailarinas con el palo, e introduce cortes para conseguir un efecto visual de continuidad, donde es imposible llegar con la danza.

 

Por todas estas características es fácil identificar los trabajos de Gondry, pero sobre todo hay que valorar esta producción como ejemplo de lo mucho que se puede aprender sobre qué tipo de competencias deberían tener los creadores en la actualidad, teniendo en cuenta los diferentes lenguajes y medios que nos rodean. Al final, los conceptos básicos son los que forman parte de todos ellos. 

 

Para saber más:

 

Posgrado en Tendencias de diseño y creación audiovisual (UOC)

 

Web oficial de Michel Gondry

 

Cardona del Real, F. C. (2015). Videoloop, una nueva forma de montaje cinematográfico y una aproximación metodológica para su enseñanza. Poliantea, 10 (18), 35-61.

 

San Cornelio, G. (2011). Lady Gaga, el videoclip musical y la cultura postmoderna. COMeIN, 4 (octubre)

 

música;  televisión;  cultura digital;  diseño audiovisual;  entretenimiento; 
Números anteriores
Comparte
??? addThis.titol.compartir ???