Resultados de la búsqueda
Resultados para la búsqueda "López-Borrull , Alexandre" : 31 resultados
Visca Catalunya, libre y digital

Puede un investigador en Ciencias Sociales escribir un artículo donde, intentando ser académicamente correcto, trate un tema sobre el que está políticamente posicionado? Acepto el reto. Sobre Cataluña y la ciberguerra del Estado. 

Información y documentación: ¿hasta qué grado es una tormenta perfecta?

En uno de los finales de curso más complejos que hemos vivido en los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, hemos anunciado a los estudiantes del grado de Información y Documentación que ya no pueden entrar nuevos alumnos al grado y que a partir de septiembre de 2018 se iniciará un calendario de extinción que consideramos oportuno para que la mayor parte de los estudiantes actuales puedan terminar. Tengamos presente, asimismo, que la UOC ha ofrecido algún tipo de licenciatura (2º ciclo en Documentación) o grado relacionado con la información y la documentación desde sus inicios. En estos años, más de 1.000 estudiantes han alcanzado la titulación, siendo un referente en Cataluña y en el Estado. 

Hacia la publicación permanente?

El asesor Antonio Gutiérrez-Rubí escribía en este artículo el sentido de campaña permanente en la comunicación política. Según este concepto, que aparece ya a mediados de los setenta, pero que se ve reforzado durante los años 90 durante el gobierno Clinton, gobernar implica también estar en campaña permanente. Esto, a su vez, Gutiérrez-Rubí explica que refuerza dos ideas básicas en comunicación política: «Si lo haces, comunícalo» y «Si no comunicas, no existes». ¿Creemos que la comunicación política y la comunicación científica están alejadas?

De posverdad, ¿que no tenemos nada que decir?

Hace unos días mi compañero Víctor Cavaller reflexionaba en un artículo en COMeIN sobre la posverdad. Ciertamente, desde el momento en que fue llamada palabra del año por Oxford Dictionaries entre todos hemos hablado bastante de ella. Recientemente, sin embargo, tras la victoria de Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, lo que gente como Michael Moore y otros anunciaban y los grandes medios de comunicación negaban, se ha dado a la posverdad un enfoque diferente. ¿Qué es lo que hace que pase aquello que no se ha analizado muy bien que podía pasar? Pues las noticias falsas, las fake news, y los algoritmos de Facebook y Google. 

Sci-Hub o la piratería de artículos científicos: algo sigue sin funcionar
A veces la vida es curiosa. Estoy buscando en una muy torpe base de datos. Tecleo un título, recordando momentos. Sale un resultado. Difícil de creer. Sí, el resultado es un artículo de 2004 relacionado con los complejos de coordinación de la plata con ligandos de tipo tioamida. Sí, el resultado soy yo. ¿Por qué tengo más curiosidad que indignación? La base de datos es pirata. ¿Por qué me genera pensamientos contrapuestos, sintiéndome doblemente utilizado, por una parte por intereses contrapuestos, falsos defensores de los derechos de los científicos (obviando los deberes) y, por la otra, por editoriales que me ponen a mí como víctima académica de una base de datos que lucha contra el sistema? Como cantaba Muguruza, "hay algo aquí que mal ..." Vayamos por partes.
 

 

¿La química reflejándose en la física? La primavera de los repositorios en abierto?

Este verano Tomás Baiget, atento como siempre, nos enviaba un correo que, desde mi punto de vista, se puede considerar una muy buena noticia. Pues sí, la American Chemical Society (ACS) ha anunciado su intención de crear ChemRxiv, un servidor de preprints de química. Vamos por partes, utilizando las preguntas periodísticas clásicas de Kipling.

 
Cambia la información, cambia el grado, cambias tú

1996. Me dan un correo electrónico (@neron.uab.es). Minutos después me doy cuenta de que la demás gente que tiene un correo electrónico trabaja conmigo. No puedo enviar ningún correo. Año 2000. Dejo de bajar a la Biblioteca de Ciencias de la Autónoma y tener un montón de revistas y volúmenes de revistas para hacer fotocopias en una sala recalentada y llena de ozono. 2003. Nace E-LiS, un repositorio para publicar toda la producción científica en Información y Documentación. 2006. Nace PLOS ONE, megarevista que sacude el mundo de las revistas como lo entendemos. Y así mil ejemplos de cómo los usos y producto informativos van cambiando.

Ei, cuidado con la resivión... y la mano del Creador

Sí, sí, es un error tipográfico hecho intencionadamente. Con él también queremos tener en cuenta que, a menudo, para que la comunicación científica sea efectiva, ha habido alguien que ha revisado la forma de los artículos, la ortografía, la sintaxis y otros aspectos. Empezando por este artículo. Gracias por este trabajo demasiadas veces poco reconocido. Pero hoy, en este artículo, quisiéramos reflexionar sobre uno de los pilares de la comunicación científica, la revisión de los contenidos. Y lo haremos a partir de una polémica que tuvo lugar, curiosamente, alrededor de Sant Medir (3 de marzo). Y tuvo lugar, quizá no casualmente, en una revista en acceso abierto. Vayamos por partes.

¿Más vale datos en mano que ciento volando?

El científico tiene nuevos retos por delante. Sí, como siempre, pensarán. Y es cierto, cuando no es la crisis (persistente, todavía), es la aparición de las tecnologías de la información y la comunicación. Y, si no, el trabajo colaborativo, el Publish or Perish (ahora ya en determinados cuartiles), el inglés, el espacio europeo, los Horizons... En todo caso, sin embargo, hablando de algunos de los nuevos retos que mencionábamos, hay dos que le obligan, más que otros, a repensar de forma muy relevante su trabajo. Los datos y la ciencia abierta. Y los mencionamos juntos porque cuando se visualizan de forma conjunta es cuando toman el sentido de disrupción que podrían tener. Sí, lo mencionamos diciendo "podrían", pues habrá que comprobar que efectivamente estos posibles cambios son bien asumidos por la comunidad científica.

Spam académico y Predatory Publishers: ecosistemas cada vez más salvajes

Hace tiempo leí, no recuerdo dónde, que el spam académico era peor que el spam que había a principios del correo electrónico, el que te vendía pastillas de viagra. Y es peor porque ataca, decía, el peor pecado capital del profesorado universitario, el ego, pues te hacen creer en un correo que han leído algún artículo y quieren publicar tu investigación. Vayamos por partes, sin embargo. ¿Qué entendemos por spam académico?

31 resultados | Página 1 de 4
1 |
2 |
Siguiente >>