articlesNúmero 115 (noviembre de 2021)

Los ODS en la organización de eventos

Carlos Moreno Clemente

Hasta hace algunos años, hablar de sostenibilidad en eventos equivalía a hablar de ecología o, simplemente, de reciclaje. Ahora, los organizadores de eventos deben ampliar esa mirada y tener en cuenta que la sostenibilidad engloba el impacto social, económico y medioambiental asociado al encuentro. Para ello, es importante conocer cómo los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la ONU pueden aplicarse en el sector, para generar así eventos más sostenibles y respetuosos con la sociedad y el medioambiente.

Todavía es pronto para aventurarse en los efectos sociales de la pandemia provocada por el coronavirus, pero de nuevo el planeta ha vuelto a comprobar la fragilidad del sistema y la necesidad de establecer patrones que lo hagan más sostenible desde todas las perspectivas. Los eventos, considerados motores para el cambio y generadores de impacto, tienen una gran oportunidad para mostrar estrategias, buenas prácticas y abanderar el necesario cambio de tendencia.

 

Para lograrlo, los diecisiete objetivos de desarrollo sostenible a los que se comprometieron los países de la ONU como parte de la Agenda 2030 actúan como hoja de ruta. A través de ellos, se articulan normativas y acciones para lograr, en conjunto y de manera interrelacionada, un mundo más sostenible. Estos objetivos también pueden y deben adaptarse a la industria de los eventos, y contribuir a establecer su estrategia social, económica y medioambiental.

 

 img-dins_article-moreno115-ES-a

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Identificación de los diecisiete objetivos de desarrollo sostenible  de la Organización de las Naciones Unidas.  Fuente:  Organización de las Naciones Unidas 

 

Eventos y desarrollo sostenible

 

A modo de ejemplo, a continuación, se exponen algunos factores en los que los eventos pueden contribuir a lograr cada uno de los objetivos.

 

ODS 1: Fin de la pobreza

 

La realización de eventos debe intentar generar un impacto económico que revierta en beneficio de la comunidad local donde se celebra el evento, de manera que favorezca especialmente a aquellos colectivos más necesitados.

 

ODS 2: Hambre cero

 

En caso de producirse excedentes de comida y bebida en un evento, se puede colaborar con organizaciones y entidades que acepten este tipo de donativos, conociendo los requerimientos sanitarios y las medidas que garantizar.

 

ODS 3: Salud y bienestar

 

El asistente de un evento también debe gozar de un entorno que le proporcione una experiencia saludable y de bienestar, algo que puede lograr ofreciéndole alternativas de alimentación sana o la posibilidad de realizar ejercicio físico dentro del programa de actividades.

 

ODS 4: Educación de calidad

 

Determinados eventos como conferencias o congresos son claros generadores de conocimiento. En este caso, se puede compartir en abierto determinados contenidos de interés, lo que contribuirá a una mejor educación y conocimiento global. Además, la formación para el personal que forma parte de un evento sobre aspectos relacionados con la sostenibilidad también contribuye a su potenciación, lo que facilita a su vez el refuerzo del sentimiento de equipo.

 

ODS 5: Igualdad de género

 

Nos encontramos ante un derecho fundamental que, en la celebración de un evento, puede abarcar desde la búsqueda de la paridad en los paneles profesionales hasta garantizar que no se aplican criterios sexistas en la asignación de determinadas funciones (personal de apoyo, seguridad o restauración, por ejemplo).

 

ODS 6: Agua limpia y saneamiento

 

Aunque disponer de agua potable sin restricciones parece algo básico, en determinados lugares se convierte en un desafío. Prueba de ello es el esfuerzo realizado por el Cape Town International Convention Centre para que sus eventos no deriven en escasez de agua en la población local: para evitarlo han instalado tanques colectores de agua, sistemas de recuperación del agua condensada de los equipos de climatización, supervisan las peticiones de puntos de agua de expositores y hasta disponen de una planta de tratamiento para convertir el agua del subsuelo en agua potable.

 

ODS 7: Energía asequible y no contaminante

 

Se trata de una oportunidad global, y en los eventos se debe planificar para hacer un uso razonable de la energía. Otra opción es buscar aquellos proveedores o recintos que sean capaces de ofrecer las mejores alternativas de energías renovables o menos contaminantes.

 

ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico

 

Otro aspecto que puede que contribuya a la sostenibilidad social es la inclusión y la promoción de la igualdad en la creación de empleo derivada de un evento, facilitando el crecimiento económico del destino. De la misma forma, parte del sector sufre por los horarios y estrés que deriva en la imposibilidad de una correcta conciliación, algo sobre lo que se debe actuar.

 

ODS 9: Industria, innovación e infraestructuras

 

Si los eventos deben generar experiencias únicas, la innovación puede ser una gran aliada para lograrlo. Por tanto, los organizadores de eventos deben ser capaces de implementar innovaciones que potencien la creatividad y la originalidad de sus propuestas.

 

ODS 10: Reducción de las desigualdades

 

Para evitar determinados sesgos, una alternativa es la creación de comités de diversidad e inclusión que se encarguen de supervisar los contenidos y otros aspectos del evento planificado. En este punto, también se puede incorporar la perspectiva de género.

 

ODS 11: Ciudades y comunidades sostenibles

 

La celebración de grandes eventos queda emparejada con la ciudad y la comunidad que los acoge, siendo los Juegos Olímpicos un claro exponente. Por tanto, las inversiones en infraestructuras de las ciudades para la celebración de este tipo de encuentros deben estar orientadas a lograr un desarrollo sostenible y duradero una vez finalizado el evento. En definitiva, crear una propuesta de legado sostenible como la que planteó el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, bajo el lema «Ser mejores, juntos. Para el planeta y la gente».

 

 img-dins_article-moreno115-ES-b

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 El concepto de sostenibilidad para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Fuente:   Comité Olímpico Internacional 

 

ODS 12: Producción y consumo responsables

 

En muchos aspectos, a fin de reducir costes, se trabaja con esquemas de producción eficientes, pero estos también deben ser sostenibles. Evitar el consumo irresponsable de los participantes de un evento o realizar producciones con materiales reutilizados o reciclables reduce el posible impacto negativo, logrando más con menos.

 

ODS 13: Acción por el clima

 

El cambio climático es una realidad que se impone y que también afecta al sector de los eventos, lo que llega a provocar cancelaciones de estos, además de consecuencias mucho mayores para el planeta y sus habitantes. Una alternativa sobre la que muchos eventos ya trabajan es la potenciación del transporte público y el apoyo a iniciativas de movilidad más sostenibles para llegar a los recintos.

 

ODS 14: Vida submarina

 

Para conseguir conservar la vida submarina, la reducción de los plásticos es clave. Por tanto, se deben buscar proveedores capaces de ofrecer alternativas a los materiales plásticos, por ejemplo, en restauración.

 

ODS 15: Vida de ecosistemas terrestres

 

Algunos eventos o festivales musicales se celebran en espacios ubicados en la naturaleza. La celebración de estos puede suponer un impacto para la biodiversidad de la zona mientras dure el evento y, en consecuencia, debe planificarse para evitar ese impacto negativo. Desde otro enfoque, el consumo de alimentos de temporada y locales durante un evento ayuda a mantener los ecosistemas establecidos en la zona.

 

ODS 16: Paz, justicia e instituciones sólidas

 

En muchos eventos, las instituciones tienen un papel activo, y estos encuentros se convierten en herramientas para consolidarlas y mostrar su fuerza a los asistentes.

 

ODS 17: Alianzas para lograr los objetivos

 

La mejor alternativa para lograr este objetivo es compartir las experiencias, los aprendizajes y las recomendaciones en materia de sostenibilidad tanto internamente como con el resto del sector a fin de contribuir a la mejora global de la sostenibilidad.

 

Precisamente, el sector de los eventos realiza una continua búsqueda de experiencias únicas e innovadoras para los asistentes. Por tanto, si podemos considerar que cada evento debe ser único, su estrategia de sostenibilidad también deberá basarse en adaptar sus procesos, considerar qué impactos negativos puede eliminar o mitigar y, en sentido contrario, cómo puede generar efectos positivos, a partir de la reflexión sobre estos objetivos.

 

Para saber más:

ESTANYOL, Elisenda. Hacia unos eventos más sostenibles. COMeIN [en línea], abril 2020, no. 98. ISSN: 1696-3296. DOI: https://doi.org/10.7238/c.n98.2030

Objetivos de desarrollo sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (2019) [en línea]. Disponible en: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/ [Consulta: 27 de julio de 2021].

Tokyo 2020 (2020) [en línea]. Disponible en: https://olympics.com/es/olympic-games/tokyo-2020 [Consulta: 27 de julio de 2021].

 

Citación recomendada

MORENO CLEMENTE, Carlos. Los ODS en la organización de eventos. COMeIN [en línea], octubre 2021, no. 115. ISSN: 1696-3296. DOI: https://doi.org/10.7238/c.n115.2170

Comparte
??? addThis.titol.compartir ???